Radiofrecuencia corporal y facial

A medida que envejecemos vamos perdiendo colágeno, de manera que se hace más fino, se rompe y pierde la disposición en paralelo a la piel.

Debido a esto, nuestra piel se hace más delgada, pierde firmeza y no mantiene la tensión. Lo mismo ocurre con los septos fibrosos, que son estructuras que anclan nuestra piel a los tejidos profundos para que no se caiga.

Se sabe que el calor produce una proteína de choque térmico (HSP) que actúa favoreciendo la síntesis y secreción del procolágeno I. En la grasa drena el éxtasis linfático, disminuyendo los fluidos y toxinas de las células grasas y, consecuentemente, reduce el volumen.

La radiofrecuencia consigue el calentamiento controlado de la dermis profunda y tejido graso subcutáneo por emisión de ondas electromagnéticas. El proceso físico se llama diatermia y el efecto terapéutico es el calentamiento subdérmico o termoterapia en profundidad.

Los efectos que produce la radiofrecuencia son: 

1. Calentamiento de la piel y de la grasa.  

2. Formación de colágeno en la piel produciendo tensión en ésta.

3. Formación de colágeno en los septos fibrosos, fortaleciendo los anclajes de la piel con los tejidos profundos.

4. Estimula la circulación sanguínea de la piel mejorando su calidad.

5. Drena el éxtasis linfático de la grasa, mejorando la celulitis y disminuyendo el volumen corporal.

Por lo tanto, la radiofrecuencia está indicada para el tratamiento de:

1.  Flacidez en todas las áreas anatómicas.

2.  Pérdida del volumen corporal.

3.  Celulitis.

4.  Pre y post liposucción o abdominoplastia.

5.  Post-parto.

La radiofrecuencia se aplica en todas las zonas del cuerpo donde haya flacidez o exceso de grasa: cara, abdomen, glúteos, muslos, brazos, etc.

No precisa estudios ni cuidados previos.

Puede tomar sol después del tratamiento.

Se hace ambulatoriamente.

No precisa anestesia.

Visítanos

Calle León y Castillo, 375

35006 - Las Palmas de Gran Canaria

Teléfono: 928 24 03 32

Email:consulta@doctordelcastillolivares.com