Reducción de mamas

Unas mamas grandes no sólo suponen un problema estético, sino que pueden conllevar problemas debido al exceso de peso. Puede ser el origen de dolores en el cuello y la espalda, molestos “carriles” del sujetador, irritaciones y sarpullidos debajo de la mama, o cansancio excesivo al realizar un trabajo físico.

 

¿En qué consiste?

Consiste en la extirpación del tejido graso mamario, parte de la propia glándula mamaria y piel; disminuye el tamaño de las mamas y les confiere una forma más proporcionada a su cuerpo.  

Unas mamas grandes son, prácticamente siempre, unas mamas caídas; la mamoplastia de reducción añade una elevación y, cuando es necesario, una reducción de las areolas o pezones.

 

 

¿Quiénes son candidatas?

Toda mujer mayor de edad, bien informada sobre los beneficios e inconvenientes, y que desee reducir el tamaño de sus mamas, ya sea por motivos estéticos solamente, o porque le produzcan molestias físicas.

 

Consulta con el cirujano

Su cirujano evaluará el tamaño de sus mamas, tomará medidas de algunas distancias, valorará la cantidad y calidad de la piel, y hará un cálculo aproximado de la cantidad de tejidos a resecar. En función de lo anterior, elegirá la técnica más adecuada para su caso.

 

La cirugía

  • Se lleva a cabo en el quirófano de una clínica u hospital que ofrezca todas las garantías. Lo realizamos en el Hospital Santa Catalina.
  • Se hace con anestesia general y tiene una duración de entre dos y cuatro horas.
  • Se dejan drenajes hasta el día siguiente.    

 

Hospitalización

Debe quedar ingresada 24 horas. Antes de salir del hospital se le quitan los drenajes y se cambian los vendajes por un sujetador.

 

Cicatrices

Según el tamaño de la mama y la técnica elegida. Las cicatrices quedarán alrededor de la areola, una vertical desde la areola hasta el surco y una prolongación horizontal en el surco submamario. Por tanto, la forma puede ser en ancla, en T invertida, en J, en L, en I, o, si la mama no es muy grande, puede ser sólo periareolar. 

Cuanto más grande sea la mama y más tejidos haya que resecar, mayores serán las cicatrices. Sin embargo, se colocarán en lugares estratégicamente escogidos para que se vean lo menos posible.

 

 Después de la cirugía

  • Al contrario de lo que pueda parecer, no es una operación dolorosa. El dolor se controla muy bien con los analgésicos que su médico le prescriba.
  • Puede haber cambios en la sensibilidad del pezón, pero generalmente son pasajeros.
  • Al principio las mamas estarán hinchadas y puede haber algunos cardenales.
  • Los puntos se retiran de entre 7 y 20 días después.
  • Los edemas no ceden completamente hasta pasadas de 3 a 5 semanas.
  • Normalmente podrá volver al trabajo a las 3 semanas. Si su trabajo requiere un gran esfuerzo físico deberá esperar un poco más.

 

¿Existen riesgos?

  • En realidad es una técnica segura.
  • Las cicatrices quedan escondidas bajo el sujetador o bikini. Al principio estarán rojas y abultadas; si permanecieran así pasado un año, sería conveniente realizar una reparación con anestesia local.
  • Es muy rara la lesión parcial o total de la areola.
  • Puede verse afectada la capacidad de dar de mamar.

 

Resultados

Pasarán un par de meses hasta tomar el aspecto definitivo y necesitará algo de tiempo para acostumbrarse a la nueva imagen corporal pero, si sus expectativas son realistas, el resultado suele ser muy satisfactorio.

Visítanos

Calle León y Castillo, 375

35006 - Las Palmas de Gran Canaria

Teléfono: 928 24 03 32

Email:consulta@doctordelcastillolivares.com