Rellenos faciales

Los rellenos faciales están indicados en el tratamiento de:

  • Arrugas estáticas de la cara
  • Surcos nasolabiales profundos
  • Atrofia de los labios y comisuras
  • Arrugas peribucales
  • “Líneas de marioneta”
  • Rellenos de defectos
  • Cicatrices distensibles
  • Reafirmación facial (pómulos y mentón)
  • Rinomodelación sin cirugía

 

Rellenos biodegradables y no biodegradables:

Entre los productos de relleno comercializados actualmente, existen unos que son degradables por el organismo y otros que no lo son. Los materiales biodegradables tienen efectos transitorios que pueden ir desde los pocos meses hasta un año.

Los materiales no biodegradables tienen efectos muy duraderos, incluso permanentes. Sin embargo, por esta misma razón, estos materiales actúan como cuerpos extraños, dando lugar a complicaciones como la formación de granulomas y encapsulamientos que, en muchas ocasiones, obligan a la extracción del producto. Además, pueden caerse por su peso o desplazarse.

Por esa razón, los productos no biodegradables han visto mermado su uso a favor de los biodegradables.

 

Materiales más utilizados:

El primer relleno facial se realizó en 1893, inyectando grasa obtenida del mismo paciente. Posteriormente, han sido muchas las sustancias utilizadas como relleno (por ejemplo parafina o silicona líquida) y en las últimas décadas han proliferado múltiples materiales de relleno.

En la década de los 80 se empezó a usar el colágeno como material de relleno y ha sido considerado hasta ahora como la referencia de estos productos. 

Hace unos años aparecieron en el mercado los derivados del ácido hialurónico, con ventajas significativas sobre el colágeno, como su mayor compatibilidad con los tejidos  y mayor tiempo de permanencia; probablemente sean las sustancias de relleno más utilizadas en la actualidad, tanto en Europa como en Estados Unidos. Se comercializan con distintas densidades para su aplicación en las diferentes áreas.

Otro de los materiales de relleno muy utilizado es la hidroxiapatita cálcica, sustancia que se encuentra naturalmente en huesos y cartílagos. En cuanto a la durabilidad, este material puede durar hasta dos años.

Los distintos materiales de relleno son inyectables, precisando en algunas zonas de anestesia local para su infiltración.

La combinación con toxina botulínica mejora muchísimo los resultados y alarga el tiempo de permanencia del relleno.

Y, por supuesto, es muy importante ponerse siempre en manos de auténticos profesionales. En el Centro elegimos los productos más adecuados para Usted:

 

Visítanos

Calle León y Castillo, 375

35006 - Las Palmas de Gran Canaria

Teléfono: 928 24 03 32

Email:consulta@doctordelcastillolivares.com